Viaje cultural al Canal de Castilla y la Villa de La Olmeda: una crónica

El pasado día 17 de septiembre SOFCAPLE programó un viaje cultural, a petición del presidente  de la Asociación de Vecinos del “Polígono 10” de León, don Juan Carlos Díez. El objetivo, no era otro que conocer un fragmento del Canal de Castilla y la villa romana de La Olmeda, ambos en la provincia de Palencia. Se completó un autocar y el primer destino fue Calahorra de Ribas, uno de los enclaves más interesantes del Canal y donde se iniciaron las primeras excavaciones del mismo, en un lejano julio de 1753.

Llegados al punto, allí esperaba don Juan Ramón Lagunilla, experto conocedor del Canal de Castilla. Don Juan Ramón, comenzó su explicación refiriéndose a la necesidad histórica de su construcción ya en el siglo XVI, que se inicia dos siglos después y llega a los 207 kilómetros de longitud que en la actualidad tiene el Canal, siendo su mayor recorrido en la provincia de Palencia, además de Burgos y Valladolid. Tiene forma de “Y” invertida, iniciando en Alar del Rey su discurrir en el llamado ramal Norte y bifurcándose cerca de Palencia capital en el ramal de Campos que va a Medina de Rioseco y el ramal Sur, a Valladolid. Su finalidad era facilitar el transporte del trigo hacia los puertos y mercados del norte peninsular, surgiendo en sus riberas multitud de fábricas y molinos harineros hoy en ruinas, como consecuencia de la llegada del ferrocarril. Un par de mulas transitando por el lado izquierdo de la sirga o camino paralelo al cauce, tiraban de las barcazas transportadoras del grano.

 

Seguidamente pasó a comentar el funcionamiento de las espectaculares tres esclusas ovaladas que, de forma escalonada, trasladan las aguas del Pisuerga hasta el cercano y sosegado cauce del Carrión que transcurre unos metros más abajo. Son la número 22, 23 y 24, de un total de 49 esclusas en el Canal. Finalizó haciendo referencia al monolito que se levantó en agosto de 1791 y que conmemora la unión de los dos ríos.

El siguiente destino fue Herrera de Pisuerga, donde nos esperaba el capitán don Manuel Asenjo para hacer un recorrido a bordo del barco “Marqués de la Ensenada”. Tuvimos que repartirnos en dos turnos por la capacidad del barco. La travesía dura aproximadamente cuarenta minutos y su recorrido va desde la Presa de Retención de San Andrés hasta la sexta exclusa del Ramal Norte. Es un barco ecológico, silencioso y respetuoso con el medio ambiente. Para recuperar fuerzas la Asociación tenía preparadas unas exquisitas empanadas de León, acompañados en todo momento por don Juan Ramón Lagunilla y sus amenas charlas.

Despedimos a don Juan Ramón y seguimos hasta la localidad de Saldaña, donde comimos. Después de un breve descanso, partimos hacia la cercana villa romana de La Olmeda.

A poco menos de 10 kilómetros de Saldaña se encuentra esta Villa Romana de La Olmeda. Descubierta en julio de 1968 por Javier Cortes durante las labores agrícolas que realizaba en una finca de su propiedad. Lo que poco a poco fue descubriendo Javier con sumo cuidado, cedido posteriormente a la Diputación de Palencia, abrió sus puertas al público en 1984, siendo miles los visitantes que a ella se acercan durante el año. Allí se puede apreciar lo que fue una explotación agrícola romana del siglo IV, con un amplio peristilo que sirve de comunicación a múltiples habitaciones, con su zona de baños, todo ello decorado con un pavimento de milimétricas teselas que dibujan diferentes escenas de los señores de la casa, del arte de la caza o de la mitología, además de ricos y variados motivos geométricos.

 


 

Maravillados, regresamos de nuevo a Saldaña con la intención de visitar el actual Museo de La Olmeda en la iglesia de San Pedro, pero ya estaba cerrado. Con anterioridad habíamos visto -de pasada- los restos de la antigua fortaleza medieval de los Condes de Saldaña, los poderosos Banu Gómez del siglo X.

Animados por don Felipe Santamarta, secretario de Promonumenta que invitado por SOFCAPLE también nos acompañaba, hicimos un breve recorrido por la villa en el que nuestro interlocutor iba comentando algunos datos interesantes:  la Plaza Mayor de la villa medieval, muy reformada y en parte de los siglos XVI al XVIII; el Palacio del Marqués de La Valdavia, con sus grandes escudos nobiliarios y una llamativa garra de oso colgada de una viga que, según la leyenda, fue cazado por un antepasado del actual marqués; y como no, la singular y sugestiva Casa Torcida, una casa solariega del siglo XVI de la que emanan tres teorías diferentes: 1) que la viga principal estaba torcida y sobre ella se levantó la casa, 2) que fue así construida para facilitar en su tiempo la carga y descarga de grano desde el primer piso, 3) que hubo un hundimiento del terreno y se tuvo que acondicionar nuevamente su estructura.

¿Habrá más teorías sobre la Casa Torcida? Un excelente día que no pudo dar más de sí y concluyó con unas breves referencias, ya en el autocar, a todo lo visitado.

Podéis ver todas las fotos de la jornada en nuestra plataforma de Flickr, a la accederéis desde aquí.

Anuncios