Marcelino Fernández Ibáñez, Presidente de Promonumenta: “Veinte años después, las ganas de lucha y reivindicación permanecen intactas”

Marcelino_Promonumenta

Marcelino Fernández Ibáñez charla con nosotros pocos días antes de recoger de manos de SOFCAPLE la distinción como Socio de Honor en nombre de todos los miembros a los que representa como presidente de la Asociación de Amigos del Patrimonio Cultural de León  (PROMONUMENTA).

– ¿Qué queda de aquella asociación fundada un 4 de junio de 1992? 

Sinceramente y con el corazón en la mano, creemos que las razones y el espíritu con el que fue fundada. Veinte años después, siguen estando vigentes y, por lo tanto, las ganas de lucha y reivindicación permanecen intactas.

-Carlos Gardel cantaba “que veinte años no es nada”…¿Cuál es vuestra sensación después de todo este tiempo?

Agridulce. Ha sido y sigue siendo una lucha sin descanso. En el transcurso hemos conseguido logros que por sí mismos avalan la existencia de nuestra Asociación. Pero, no es menos cierto, que en todo este tiempo se tenían que haber alcanzado otras metas. El problema radica en que quien tiene el poder de las decisiones muestra muy poca sensibilidad hacia estos temas culturales, que nosotros defendemos dentro de unas posibilidades económicas muy limitadas, prácticamente alimentadas por las cuotas de nuestros socios.

ProMonumenta

– Creéis que vuestra labor ha sido y es reconocida?

Nuestro trabajo tiene tres vertientes. La primera, las hacenderas de limpieza que utilizamos para desbrozar a aquellos monumentos a punto de ser devorados por la maleza y, de este modo, impedir que se arruinen completamente. Al mismo tiempo, con esta labor queremos también llamar la atención de las Administraciones para que procedan a su restauración. Además, se pretende concienciar con ello a los habitantes de los pueblos para que se esfuercen por defender y proteger el patrimonio de su localidad. En segundo lugar, realizamos viajes culturales a esos lugares con el fin de que nuestros asociados conozcan mejor su tierra. No se puede amar aquello que se desconoce y, a nuestro juicio, León está necesitado de ese amor que incentive la lucha y el esfuerzo para salvar sus monumentos, o lo que queda de ellos. En tercer lugar, programamos a lo largo del año todo tipo de conferencias y charlas, impartidas por especialistas o personas de reconocida solvencia, sobre etnografía, arte, geografía, cultura, historia, etc.

Y contesto afirmativamente a tu pregunta. Sí, estamos convencidos de que somos una asociación respetada y que nuestro esfuerzo y trabajo son reconocidos. La prueba de ello es que el Colegio de Arquitectos de León nos concedió su medalla de oro, y ahora Sofcaple nos nombra su primer socio de honor.

– ¿Hasta qué punto ha sido efectivo el sistema de alerta sobre situaciones dañinas para el patrimonio que pusisteis a disposición de los ciudadanos?

Gracias a nuestras hacenderas, denuncias, llamadas, visitas, etc., hemos conseguido, por ejemplo, que el Monasterio de Santa María de Sandoval, que, salvo la iglesia, estaba abandonado a su suerte, hoy parte del mismo esté techado y cerrado. Su coro, arrumbado y con la lluvia encima a punto de pudrirlo, hoy luce todo su esplendor y el Monasterio su plan director.

El Monasterio de San Pedro de Montes, más de lo mismo; hoy está cerrado y tiene también su plan director.

El silo de Boñar, sobre el que se había aprobado el derribo, actualmente está protegido y dispone de proyecto para su restauración.

Gracias a Promonumenta y al Colegio de Arquitectos de León, conseguimos que se salvaran los murales pétreos, sitos en el antiguo y desaparecido edificio del Instituto Nacional de Previsión, en el Paseo de la Facultad. Hoy se pueden contemplar estos murales en los edificios que la Tesorería de la Seguridad Social tiene en Eras de Renueva y en el INS en la Carretera de los Cubos.

La cruz del siglo XVI, fabricada en el taller del orfebre leonés Juan de Ferreras, que salió a subasta pública en la Sala Durán de Madrid, hoy se puede contemplar en el Museo de León, gracias a nuestra lucha contra reloj para que la Junta de Castilla y León saliese al retracto.

El yacimiento de la ciudad astur-romana de Lancia, se salvó in extremis de su destrucción por las obras de la autovía en construcción León-Valladolid, merced a la lucha llevada a cabo desde la “Plataforma Salvemos Lancia”, de la que formamos parte (más de 10.000 firmas).

Promonumenta estuvo presente en la reunión sobre la reforma de la Plaza del Grano que convocó el Ayuntamiento de León, por la cual se consiguió que se respetase su aspecto medieval.

-¿Qué son las hecenderas? ¿Cómo surgió la idea de este tipo de actividad?

La idea surgió de Víctor Ferrero, fundador de Promonumenta. Es nuestra actividad más emblemática y que mejor nos identifica. Se utiliza en la mayoría de los pueblos del Reino de León para realizar trabajos en común que redunden en beneficio de un bien general y de utilidad para la población. En nuestro caso, aparte de la labor de rescate y conservación, es un modo también de denunciar el abandono en que se encuentran gran parte de los monumentos.

¿Qué criterio seguís a la hora de organizar actividades/excursiones/ conferencias…?

Estamos abiertos a todas las propuestas que se nos hagan, desde dentro y desde fuera de la Asociación. La junta directiva las examina y decide su inclusión o no en el programa de actividades, fijando después la fecha más conveniente. En esas propuestas se nos informa de los distintos lugares que tienen un interés arqueológico, histórico, cultural o artístico (ermitas, iglesias, conventos, castillos, puentes, etc.). Procuramos que la visita sea guiada por verdaderos especialistas en cada caso.

-¿Desde qué año se publica vuestra revista y qué valores añadidos aporta con respecto a otras revistas de temática cultural?

El primer número se publicó en diciembre de 1995 y el último, el número X, salió este año. De todos ellos hacemos una presentación pública, a cargo de una persona relevante en el mundo de la cultura. La revista viene a ser en soporte de papel ilustrado lo que la hacendera es sobre el terreno, o sea, un modo de llamar la atención y hacer hincapié sobre nuestro patrimonio, pero también sobre acontecimientos del presente y del pasado, así como de las peculiaridades del paisaje y del paisanaje de nuestra tierra. Si bien una gran parte de las contribuciones, estudios y trabajos, es obra de asociados, la revista está abierta a todos aquellos que tengan algo importante que decir sobre estas materias.

-¿Qué papel tiene Promonumenta dentro de la “plataforma salvemos Lancia?

Fuimos los primeros en dar la voz de alarma y, por ende, fundadores, junto a Comunidad Leonesa y Mario Lozano. Hoy esta plataforma cuenta con más de 190 asociaciones de toda España y algunas extranjeras. Promonumenta aporta la infraestructura para su regular funcionamiento.

-¿Qué es para vosotros SOFCAPLE?

Pues, algo parecido a nosotros, esto es, unos soñadores altruistas que ponen sus ganas y empeño de forma desinteresada, o sólo interesada en rescatar el patrimonio de la incuria y abandono; porque creen apasionadamente en la cultura y luchan denodadamente por divulgarla. Llevan muy poco tiempo, pero somos conscientes de que están haciendo cosas importantes y que las están haciendo bien.

-¿Cómo habéis recibido la noticia de vuestro nombramiento como socios de honor?

Primero, con sorpresa; no estamos acostumbrados a este tipo de reconocimientos. Después, con alegría, porque otra asociación paralela valore nuestra dedicación y trabajo, lo que nos reafirma en los propósitos emprendidos y la certeza que lo que hacemos va por el buen camino.

-El mayor logro de la Asociación

Haber sobrevivido todo este tiempo, que no es poco, pese a las zancadillas, incomprensiones y escaso respaldo de las instituciones.

– La mayor decepción

No haber conseguido la restauración total de los Monasterios de Santa María de Sandoval y de San Pedro de Montes. En veinte años se han podido hacer ambas cosas y, si no se han hecho, nos cabe el consuelo de que hemos hecho todo cuanto hemos podido.

– El próximo proyecto

Pelear para conseguir la consolidación de los restos del castillo de Sarracín, en Vega de Valcarce.

DSC_6879 (1)

Fátima Ramos del Cano

Anuncios